Please reload

Entradas recientes

El vivo vive del bobo en tanto construimos ciudad y sociedad.

Los patrones culturales tienen profundas consecuencias en cómo las ciudades son construidas. Son formas y normas de comportamiento que influencian, por ejemplo, nociones de reconocimiento e inclusión entre los ciudadanos. Su estudio gana importancia cuando se busca entender cómo la sociedad está construyendo su ciudad y cómo ésta ejerce sus derechos dentro de la misma. El famoso “right to the city” – derecho a la ciudad - (Lefebvre, 1996 Holston, 1998, Harvey, 2008) ha ayudado a entender como diferentes formas de subjetividad política y de colectividad están continuamente delineando lo que se entiende por ser ciudadano. Bajo esta concepción de derecho a la ciudad y con una mirada antropológica, busco analizar brevemente cómo determinadas lógicas de comportamiento están configurando el terreno político y social en el que los sincelejanos interactuamos y construimos ciudad y sociedad.

 

He tenido la oportunidad de vivir por fuera de Sincelejo y del país. En mi último viaje de regreso a Colombia, la aerolínea decidió cancelar el vuelo. Para acceder al hotel y los bonos de alimentación que en forma de compensación nos daban, teníamos que llegar al módulo de la aerolínea, el cual estaba precedido por una fila eterna de viajeros que compartían nuestra situación. Las personas con las que viajaba, sincelejanas también, desesperadas por la espera y la mala atención de la empresa, decidieron formarse en la línea destinada para viajeros de clase ejecutiva. Esta fila que está pensada para que aquellos que quieran, pero sobretodo pueden pagar un precio mayor por el mismo boleto, se encontraba casi vacía. Después de habernos “colado” y obtener de forma rápida nuestros pases para ir a comer y descansar, uno de mis amigos concluyó: “definitivamente en esta vida toca ser vivo... si no nos hubiésemos metido, seríamos los más perdedores esperando en aquella fila para viajeros en clase económica”.

 

En Colombia, “vivo” es un término coloquial derivado del verbo vivir. Para analizarlo aquí, usaré una explicación dada por un amigo extranjero después estudiar el concepto de ciudadanía en Bogotá: “vivo” como adjetivo hace referencia a alguien lleno de vigor, astuto y sagaz. Como sustantivo, sin embargo, denota una noción más peyorativa, es algo que se deriva de ser oportunista, manipulador y egoísta, sumado a la sensación de tomar ventaja, de aprovecharse de alguien. El vivo en este sentido, es un “espabilado”(o mejor, “espabilao”) de quien se presume tiene el poder de hacer que las cosas sucedan y de conseguir que otras personas actúen acorde. Esto establece una dicotomía entre un ganador y un perdedor; si alguien está aprovechándose de una situación para volverla una oportunidad de beneficio personal, debe haber un “otro” más impotente y vulnerable, que resulta siendo finalmente el perdedor de esta situación (Zeiderman, 2016).

 

Varios episodios refuerzan y acentúan nuestra tolerancia mental hacia esta situación en la que ganadores se jactan de perdedores. Sumado a “El vivo, vive del bobo”, refranes como “la ocasión hace al ladrón”, “el que roba y reza empata” y “a papaya puesta, papaya partida”, son expresiones culturales que reflejan la forma cómo estamos construyendo sociedad y ciudad: individuos que buscan contratos públicos para sacar “fácil” una gran tajada, dueños de grandes camionetas polarizadas que se alejan así mismos de quienes caminan por la calle, y personas que generan trabajo de servicio doméstico pero que sienten importante mantener la distancia. Convivir en nuestras ciudades significa poder convertir estas situaciones en oportunidad: un contrato en ganancias, el poder económico en bienestar individual, y el estatus social en generar diferencia. Aquí la individualidad, y no la colectividad, es favorecida. El individuo gana y la sociedad pierde, y la sociedad pierde por crear dinámicas excluyentes, por reconocer al otro como distinto e inferior, y por generar indolencia hacia lo público.

 

De esta forma, lo que significó que accediéramos primero a los beneficios de la cancelación de un vuelo, me lleva a cuestionar esos patrones culturales que nos forman como sociedad y ciudad en perjuicio de otros. Qué tal si en vez de ser vivos pensamos en cómo unirnos para que la empresa privada no decida cancelar sus servicios por políticas de la empresa o si nos preocupamos como sociedad para que no existan clases en las que sólo pocos pueden viajar cómodos. O qué tal si yo no me dejo influenciar por mi grupo de amigos para colarme en la fila, sino que por el contrario, les hago caer en cuenta que meterse es perjudicar a quienes están en su misma situación.

 

Nuestros imaginarios y comportamientos determinan como nosotros mismos nos posicionamos para ser ciudadanos y ejercer nuestros derechos dentro de nuestra ciudad y sociedad. Esta política de ser vivo, refleja la centralidad e importancia que le hemos y estamos dando al individuo al momento de construir los imaginarios de inclusión, reconocimiento y derechos en nuestra sociedad. Nuestra responsabilidad como ciudadanos entre muchas otras, es entonces, comenzar a cambiar nuestros patrones culturales del todo vale, del vivo vive del bobo y de la plata fácil, por normas de comportamiento donde el respeto a lo público y la noción del otro como igual, es valor sagrado.

 

Nota: Las observaciones y opiniones que figuran en este artículo son del autor(a) y no reflejan necesariamente las afiliaciones profesionales del mismo, los Tres Cocos o ninguna otra organización.

 

Referencias

 

Harvey, David. 2008. The Right to the City. new left review 53.

Holston, James. 1998. Cities and citizenship. Edited by Thomas Bender. Durham, NC., London: Durham, NC., London : Duke University Press.

Lefevbre, Henri. 1996 The Right to the City.In Writings on Cities. Eleanore Kofman and Elizabeth Lebas, trans. and eds. Pp. 147–159. Cambridge: Blackwell.

Zeiderman, Austin. 2016. Endangered city : the politics of security and risk in Bogotá: Durham: Duke University Press.

Comparte en Facebook
Comparte en Twitter
Please reload

Síguenos en
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Instagram Social Icon
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now