Please reload

Entradas recientes

Ese viajero en Sincelejo

Adaptado de: http://eseviajero.tumblr.com/sincelejo

 

Como una obligación del destino para que este blog se mantuviera a flote, tuve la oportunidad de viajar hace unas semanas a Sincelejo. Fui invitado por la Fundación Amor, Alegría y Paz, para realizarle unas fotografías a los niños que asisten a sus dos centros comunitarios. Cuando recibí la invitación sentí una extraña emoción, puesto que, palabras más, palabras menos, era mi primer encargo o “assignment” como se conoce en el mundo de la reportería y el documentalismo. Pero como me encanta contar historias por medio de fotografías de niños, no titubeé ni un segundo en aceptar la invitación. 

 

Me contactaron por medio de una gran amiga quien es también la hija de la actual presidenta de la fundación. Ella me contó sobre el trabajo de la Fundación con los niños y de paso me advirtió sobre el abrasador calor de la ciudad. Yo inmediatamente le recordé que vengo de Cúcuta, que por ese lado no había ningún problema. Y así entonces, el 23 de Abril de 2015 emprendí mi viaje de dos días a la capital del fandango con la energía de descubrir nuevos rincones de Colombia y de contribuir con ese pequeño grano de arena que todo ciudadano debe aportar, porque como siempre lo he dicho: No importa si se es contador público, político o fotógrafo, siempre hay que tener presente la responsabilidad social.

 

Sincelejo, 23 de Abril. 7:00 pm

 

Al llegar a Sincelejo, la mamá de mi amiga me recibió y sin perder tiempo, me propuso ir a conocer los puntos emblemáticos de la ciudad. Mi primer destino como turista, más que como fotógrafo, fue la imponente Plaza Majagual, alcahueta de las parrandas y festivales que caracterizan tanto a los costeños. Sería imposible saber a ciencia cierta cuantos porros, vallenatos y fandangos tuvieron lugar en este emporio sincelejano, pero tal vez la única persona que podría acercase a esta cifra sería la patrona que custodia la plaza desde una esquina: Pola Bertel, alias “La reina del fandango”. De Pola se rumora que fue la mujer que mas rumbeó y gozó en la historia colombiana. Pero claro, como ella no tuvo ningún antecedente penal, no le hacen novela como a algunos "bandidillos" canonizados. Pero eso es tema aparte y no quiero herir nacionalismos.  

 

Sincelejo, 23 de Abril. 6:40 pm

 

Entrando a la plaza, lo primero que salta a la vista es un gran monumento pendular ubicado en el centro que sirve de abrigo para las presentaciones de las famosas Corralejas de Sincelejo que se celebran en Enero. Dichas Corralejas, no han cambiado mucho en cuestión de fiesta pero si en praxis. Actualmente las corridas de toros tradicionales no están permitidas; mucha gente sale herida, dicen. Pero, en lo que concierne a la plaza, fue sin duda una muy buena elección haberla visitado de noche, pues ver el reflejo de la estructura central en las cuatro fuentes esquineras, resultó ser maravilloso.  

 

Sincelejo, 23 de Abril. 7:00 pm - Arriba las imágenes de la plaza donde se puede ver la hermosa acción artesanal que se realizó. Ésta con su piso hace alusión al tejido del sombrero "vueltiao", y sobre el cual, una niña juega feliz y un vendedor de mango nos recuerda que la envidia condena el alma. 

 

Sincelejo, 24 de Abril. 10:15am

 

Muchas fotografías salieron producto de la misión de mi viaje. Las que están a continuación, son el intento de mostrar, a través de imágenes, la cotidianidad de un día normal en estos barrios de la ciudad. Para contextualizar un poco más sobre el quehacer de La Fundación Amor, Alegría y Paz, éste es un proyecto sin animo de lucro fundado y dirigido por mujeres sincelejanas y conformado por dos comedores comunales en los que los niños pueden ir a almorzar de lunes a viernes pagando 200 pesos por almuerzo. Esto les enseña el valor del esfuerzo y les hace entender que no todo llega fácil en la vida.  

 

Sincelejo, 24 de Abril. 10:45 am - Desafortunadamente, el comedor no puede abarcar todos los niños sincelejanos de bajos recursos, pero aún así, la fundación alimenta a mas de 600 niños diariamente. En la foto, una de las niñas del comedor posa afuera usando como diadema un marco de gafas de seguridad. 

 

Sincelejo, 24 de Abril. 11:00am - Así luce uno de los dos comedores donde hileras de mesas y sillas se despliegan esperando la llegada de los pequeños.

 

Sincelejo, 24 de Abril. 12:15pm -  Los niños deben cancelar 200 pesos para tener derecho a un buen plato de almuerzo que a veces va acompañado de una sorpresa dependiendo de que tan especial sea el día. Cada uno de ellos debe llegar por filas de hombres y mujeres esperando a entrar a una pequeña oficina donde se recibe el dinero, y que a su vez, se aprovecha para preguntar como le va en el colegio y en sus casas. 

 

Sincelejo, 24 de Abril. 11:45am - Estuve medio día haciendo fotos de niños, niñas y más niños, y más niñas. Algunos sonreían, otras se tapaban la cara de pena y solo unos pocos pedían que yo los retratara. En este punto ya podía sentir esa satisfacción de hacer las cosas bien y devolverle un poco a la vida que he llevado desde chico. Saber que estás ayudando por medio de lo que amas es un sentimiento que no quieres que se acabe nunca. 

 

Sincelejo, 24 de Abril. 12:50 pm - Cerca de la 1:00 pm, salí en un taxi con una de las cocineras con destino al otro comedor de la fundación, el cual, se encontraba al otro extremo de la ciudad en el barrio Botero. Las distancias son en realidad cortas, así que después de un viaje de unos 10 minutos con vallenato de fondo, llegamos. Me habían advertido que tuviera cuidado pues la zona no era muy segura. Yo prefiero llegar y constatar con mis ojos que tan verídicos son esos anuncios. 

 

Sincelejo, 24 de Abril. 1:10 pm - Lastimosamente por haber llegado tarde ya la mayoría de niños habían almorzado. Quedaban algunos pequeños rondando por ahí, y sin perder tiempo empecé a observar y después a capturar.

 

Sincelejo, 24 de Abril. 1:15 pm - Me encontré con esta pequeña sentada con su hermano en la última mesa que quedaba armada en el comedor. Al ver el resultado de esta foto no pudo dejar de pensar en los millones de niños alrededor del mundo que no tienen un plato de comida fijo cada día, e imaginé que esta sería su reacción al ver un plato servido. Puede que la foto sea engañosa y que haya sido una mirada rápida de la niña, pero duda, nos pone en una situación de reflexión.  

 

Sincelejo, 24 de Abril. 1:30 pm - Los vecinos no se reservaron el derecho de admisión y aunque no estuvieran en la lista de los visitantes al comedor, decidieron entrar y conocer al señor que llevaba una cámara. 

 

Cuando llegue a Sincelejo y empecé a hablar con la mamá de mi amiga sobre el cronograma de mi visita, le manifesté que estaba muy interesado en no solo conocer a los niños en los comedores, sino que también quería visitarlos en sus casas y conocer sus condiciones de vida; con quién viven, qué hacen cuando no están en la fundación, etcétera.  Así fue que, después de almorzar y descansar un rato para encontrarnos a las 3:00 pm, nuevamente en el primer barrio (Santa Cecilia), empezamos nuestro recorrido. 

 

Sincelejo, 24 de Abril. 03:20 pm - Familia Canchila Ruiz. En la casa viven 10 personas, siendo la mayoría menores de edad. La estructura está por terminar. La pequeña de la segunda foto acaba de salir de una operación de hepatitis. Ella se se movía lentamente por la casa, pero sonreía al momento de una foto. Ellos tienen piso de cemento, característica que no prevalece en la mayoría de casas del barrio. 

 

Sincelejo, 24 de Abril. 03:30 pm - Familia Manjarrez. Donde los Manjarrez, también viven 10 personas. A penas entré a su casa sentí que ésta sería la casa que vería con mejores condiciones económicas. De los 10 habitantes el menor es un recién nacido, a quien su mama carga en brazos. Los dos reflejados en un espejo que para mí habla del reflejo de una lucha que nunca termina. 

 

 

 

 

Sincelejo, 24 de Abril. 03:45 pm - Familia Vergara Montes. Tres de los cinco niños que viven en la casa me acompañaron durante todo el recorrido. Me enseñaron sus diferentes mascotas; un pollito morado y una lora que muerde. Su mamá se negó a salir en las imágenes, pues le daba mucha pena. Intentamos con sus hijos "engañarla" para que saliera de su escondite, pero ésto fue en vano. En esta casa, palos de madera cumplen la función de separar los cuartos y su piso es de barro. Yo, no pude ser mejor atendido.  

 

 

Sincelejo, 24 de Abril. 04:10 pm. Familia Álvarez Oliver - Otra casa en la que el 10 es el numero de la suerte. Donde los Álvarez, se respira el ambiente de paseo de olla, desde el mas pequeño al mas grande sonríen y “maman gallo”. Desplazarse por su casa es un reto, pues los espacios están configurados como si fuera un laberinto, entré por el cuarto principal y sin pensarlo, salí a la cocina. Lo hice con gran libertad. Ésta es la familia que hace de mi guía por el barrio.

 

 

Sincelejo, 24 de Abril. 04:45 pm - Familia Ríos Erazo. Liliana (primera foto) es cocinara del comedor en el barrio Santa Cecilia y es madre de familia en una casa donde viven 11 personas. Ella posa desde su cocina abrazada por la frase: “El señor bendiga cada rincón de este hogar”. La pequeña de la segunda foto no pertenece a los Ríos pero nos demuestra la hermandad que nace entre vecinos en la región caribe.  

Sincelejo, 24 de Abril. 05:00pm - Terminando el día y después de despedirme de toda esas fantásticas personas, pasé por la famosa tienda de barrio donde se reúnen a departir y a contarse uno que otro chisme. Acá, pude comprar una bolsa de agua por 100 pesos, lo cual es irónico, sabiendo que en muchas de las casas que visité y las que no, el agua es escasa y solo llega a ciertas horas y en determinados días de la semana.

 

De vuelta a casa, Consuelo, miembro de la fundación, me cuenta sobre lo que pasa fuera de los comedores. Si quieren oír sus reflexiones y opiniones den click en el siguiente enlace:

 

https://soundcloud.com/sebastian-delgado-caicedo/consuelo-en-el-carro-hacia-donde-myriam

 

 

Sincelejo, 25 de Abril. 11:30pm - Ya finalizada mi misión, el día que me devuelvo a Bogotá, deciden llevarme a un pequeño paseo a pocas horas de Sincelejo. Paramos en una playa perteneciente a la Bahía de Cispata, donde pude permitirme analizar lo que había ocurrido durante el fin de semana y una vez mas intentar entender los contrastes de la cultura Colombiana. Entendí que los estratos sociales existen pero que definitivamente no son una barrera física para acercase a la gente y conocerla en su intimidad. Comprendí que por más cosas malvadas que pasen en algún lugar determinado, esto no es razón suficiente para generalizar y creer que la mayor parte del tiempo es así. En cualquier lugar del mundo suceden acontecimientos lamentables, que tal vez poco a poco se equilibran con el otro lado de la balanza; con las buenas obras, o en este caso particular, con la esperanza y las sonrisas de los niños.

 

Para terminar dejo un tema que causó una larga conversación sobre la cultura musical de tierras sucreñas y que, explicado por un sincelejano, entendí que no siempre prestamos suficiente atención a las canciones, canciones que llevan toda una cultura arraigada letra tras letra:

 

https://www.youtube.com/watch?v=pyDw-YJxBXQ&feature=youtu.be

 

Nota: Las observaciones y opiniones que figuran en este artículo son del autor(a) y no reflejan necesariamente las afiliaciones profesionales del mismo, los Tres Cocos o ninguna otra organización.

 

 

Comparte en Facebook
Comparte en Twitter
Please reload

Síguenos en
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Instagram Social Icon
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now