Please reload

Entradas recientes

La participación política de las mujeres en las Corporaciones Públicas de la Región Caribe

En 1954 la reivindicación de la mujer como agente decisivo en la política obtuvo un importante resultado al lograr que ésta participara en las jornadas electorales con su voto, impulsando el derecho a elegir y ser elegida. Sin embargo, los espacios de participación política no han avanzado al ritmo en que evoluciona la interacción entre el sistema electoral y los partidos políticos, observándose el bajo porcentaje de mujeres que ocupan cargos de elección popular. Vacío que ha tratado de superarse con la puesta en marcha de la Ley de Cuotas que, aunque ha tenido avances importantes, aún no logra el impacto esperado. (Bernal, MOE 2006).

 

Es importante observar cómo ha sido la evolución de este proceso en los últimos años en las elecciones de Cámara de Representantes y Senado. De acuerdo con las cifras de la Registraduría Nacional, en las elecciones del año 2002 la composición femenina en estos cuerpos colegiados fue de 12.6% y 9% respectivamente, en las elecciones del año 2006, la participación muestra que para Cámara la representación fue del 8.4%, mientras que para el Senado fue del 12%, así mismo, en las elecciones del año 2010, la Cámara estuvo compuesta por un 12% de mujeres y el Senado con un 16%. Finalmente, las elecciones del 2014 muestran que el Senado obtuvo una composición femenina del 24% y en la Cámara de representantes 18% (Cabezas Rincón, 2014).

 

Como se observa en la región Caribe, la participación no es constante, sino que presenta importantes variaciones. Por ejemplo, para la Cámara de Representantes en el año 2002, este conjunto de departamentos eligió 5 mujeres, mientras que para las elecciones de 2006 sólo escogieron a una (1), repuntando de nuevo en el año 2010 con 5 mujeres. Para el caso de las elecciones de 2014, del total de 98 mujeres candidatas de la región caribe, sólo 8 fueron elegidas para los cargos en la Cámara y el Senado.

 

El conjunto de departamentos de la Costa Caribe manifiestan una dinámica que se observa en todo el país, la cual refleja la incipiente participación de la mujer en política, que no cuenta además con el apoyo suficiente para potencializarse. El gran salto adelante requiere del compromiso y expresión de voluntades de las organizaciones sociales de mujeres que deseen participar del proceso, como de los partidos políticos que permitan una inclusión contundente de la mujer en la participación política y la decisión de la comunidad en la región Caribe de querer ser miembros activos en todo el proceso.

 

Considerando lo anterior, es de gran importancia recuperar el proceso participativo de las mujeres, desarrollando un proceso de fortalecimiento de sus capacidades para lograr visibilizarlas como lideresas y poder materializar una estrategia que permita resolver problemáticas asociadas al empoderamiento de la mujer en la región. Para ello es necesario resaltar las debilidades que tiene la región en la materia y saber en qué aspectos habría que intervenir.

 

Según la ley 1475 del año 2011, de los recursos que reciben los partidos políticos por parte de financiación estatal, se debe destinar al menos un 15% a actividades relacionadas con centros de pensamiento, inclusión de jóvenes, mujeres, grupos étnicos y formación de política electoral. Sin embargo, si un partido político tiene la disposición de aumentar la participación de mujeres en su colectividad puede invertir más allá del 15% o puede destinar más recursos para promover su participación política. 

 

De igual manera, es importante aclarar que los partidos políticos son el instrumento fundamental para la inclusión política de las mujeres, ya que, si el partido no avala y no apuesta al tema, no habrá cambios estructurales. En otras palabras, es la voluntad política de los partidos políticos la que refleja su grado de interés para promover la participación política de la mujer, ya que éstos son los que garantizan que las mujeres lleguen o no al poder. Si el partido apuesta por las candidaturas de mujeres, ellas tendrán mayor visibilidad y ese hecho puede reflejarse en una ventaja en la competencia electoral y por ende en una mayor probabilidad de que las mujeres queden electas en comparación con un partido que no haga dicha apuesta partidista (Wills & Cardozo, 2010).

 

Además, en el momento de entrega de avales a candidatos, el partido puede o no ubicar a las mujeres en posiciones privilegiadas en la lista del partido. Por ejemplo, los partidos pueden postular a las mujeres como cabezas de lista, lo que les da la posibilidad de tener mayor visibilidad entre candidatos.

 

Así mismo, el partido es la institución que impulsa o no la financiación de la campaña de las mujeres y determina el número de mujeres que pueden quedar electas en las corporaciones públicas (Congreso, asamblea, junta administradora loca, concejo). Es decir, no sólo importa la cantidad de mujeres a las que se les de participación, sino brindarle el apoyo económico suficiente para que tenga un lugar privilegiado o por lo menos igualitario, por lo que se ve necesario iniciar un proceso de reclutamiento y de semillero de formación de mujeres para la vida política y toma de decisiones de la región Caribe.

 

Como lo manifiesta ONU-Mujeres (2013), la participación política de las mujeres también depende de la gestión y del rol que cumplan como electas, de tal manera que una mujer con una buena capacidad de gestión, producto de su formación política, garantiza el empoderamiento de las mujeres. Es por ello la importancia de desarrollar procesos de formación política en temas de gestión, participación y administración pública que aseguren el empoderamiento de la mujer, ya que las mujeres al igual que los hombres, deben formarse no sólo en temas de género sino también en temas gruesos del ejercicio político.

 

(Continuará)

 

Referencias

  • Angélica Bernal, Colombia: balance crítico de la participación política de las mujeres en las elecciones para el Congreso 2006-2010, en http://moe.org.co/home/doc/Informes%20Mujeres/analisiselecciones.pdf

  • RNEC, R. N. (06 de 11 de 2013). POTENCIAL ELECTORAL POR DEPARTAMENTO. Obtenido de http://www.registraduria.gov.co/: http://www.registraduria.gov.co/IMG/pdf/censo.pdf

  • Lina María Cabezas Rincón, Mujeres en el legislativo de Colombia: análisis de las elecciones de 2014 en  http://www.asuntosdelsur.org/blog/2014/04/14/mujeres-en-el-legislativo-de-colombia-analisis-de-las-elecciones-de-2014/

  • María Emma Wills, Los partidos colombianos y la representación de las mujeres (1990-2006)¿Compromiso de fondo o superficial?, en http://moe.org.co/home/doc/Informes%20Mujeres/_data_Revista_No_71_ColombiaInternacional71-07-Anlisis-Wills-Cardozo%20(1).pdf

  • ONU Mujeres, Un objetivo transformador e independiente para lograr la igualdad de género, los derechos y el empoderamiento de las mujeres: imperativos y componentes claves.

Nota: Las observaciones y opiniones que figuran en este artículo son del autor(a) y no reflejan necesariamente las afiliaciones profesionales del mismo, de Tres Cocos o ninguna otra organización.

Comparte en Facebook
Comparte en Twitter
Please reload

Síguenos en
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Instagram Social Icon
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now