Please reload

Entradas recientes

Entidades públicas sucreñas en alto riesgo de corrupción

05/08/2017

La semana pasada, la Corporación Transparencia por Colombia dio a conocer los resultados del Índice de Transparencia de las Entidades Públicas (ITEP), del período enero de 2015 a abril de 2016. Esta herramienta identifica riesgos de corrupción asociados a la gestión pública bajo tres factores de evaluación: i) visibilidad[1]; ii) institucionalidad[2] y iii) control y sanción[3], y su calificación oscila entre cero (0) y cien (100), siendo esta última la mejor. La conclusión principal de la Corporación es “la gestión pública colombiana continúa en riesgo de corrupción”. Si bien este Índice no mide hechos de corrupción, estos resultados reiteran que este es uno de los mayores flagelos que vive el país.

               

En efecto, esta avalancha no deja por fuera al departamento de Sucre, infortunadamente. Por ello, cabe preguntar ¿Cómo le fue a las entidades públicas sucreñas con relación al Índice? En esta oportunidad fueron medidas: i) la Gobernación de Sucre; ii) la Contraloría de Sucre y iii) la Alcaldía de Sincelejo. Debe hacerse una claridad antes de seguir. El período del Índice, evalúa la agenda del último año de los gobernadores y alcaldes anteriores (incluso contralores), y los primeros cuatro meses de los actuales, que para la fecha aún no habían tenido un Plan de Desarrollo aprobado. Vale la pena dar un vistazo a las tres entidades.

             

En primer lugar, la Gobernación de Sucre obtuvo 50,6 puntos, ubicándose en el puesto 26 de las 32 gobernaciones del país (ver gráfico 1) y se encuentra en la franja de alto riesgo de corrupción. Si bien aumentó muy levemente su puntuación (49,7) si se compara con el Índice de Transparencia departamental de 2013-2014, la entidad perdió un espacio en relación al resto de las gobernaciones. Si la lucha contra la corrupción fue una de las banderas del Gobernador durante su campaña, es importante que sus políticas se enfoquen en mejorar a la Gobernación en un eventual Índice de 2017-2018, que será donde se medirá realmente el aceite para los actuales mandatarios. Esta evaluación es un excelente punto de partida para el trabajo futuro de la Administración.  

Gráfica 1. Índice de Transparencia Departamental (2015-2016). Riesgo de corrupción en Gobernaciones. De Riesgo Moderado (amarillo claro) a Riesgo Muy alto (rojo).

 

 Fuente: Elaboración propia con base en el Índice de Transparencia Departamental 2015-2016. Transparencia por Colombia. 

             

En segunda instancia, la Controlaría de Sucre ha avanzado cuatro (4) lugares, pasando del lugar 26 (en 2013-2014) al número 22 (2015-2016) de las 32 contralorías departamentales del país. Esto implicó pasar de 43 a 53,5 puntos, cruzando la frontera de muy alto a un alto riesgo de corrupción. Si bien es un progreso, este no debe ser un motivo de victoria. Estamos hablando que pasamos el examen de muy malo a malo. En ese sentido, es una alerta que debe prender el Contralor de Sucre que inició su período en 2016, máxime cuando se trata de una entidad de control.

             

En tercer lugar, la Alcaldía de Sincelejo se ubicó en el puesto 18 (49,2 puntos) de 28 capitales incluidas en la medición[4]. El Índice de 2013-2014 situaba a la Alcaldía en el puesto 39 de 41 entidades territoriales evaluadas (40 puntos). Si bien hay cambios en el número de mediciones, la Alcaldía de Sincelejo pasó –al igual que la Contraloría de Sucre-  de muy alto a alto riesgo de corrupción. Señor Alcalde, aquí está una buena herramienta para la toma de decisiones en materia de transparencia.

 

Gráfica 2. Índice de Transparencia Municipal (2015-2016). Riesgo de corrupción en Alcaldías.  De Riesgo Moderado (amarillo claro) a Riesgo Muy alto (rojo).

 

 

Fuente: Elaboración propia con base en el Índice de Transparencia Municipal 2015-2016. Transparencia por Colombia.

               

En suma, las tres instituciones sucreñas analizadas en este Índice se encuentran en alto riesgo de corrupción, en la que ninguna supera los 54 de los 100 puntos, es decir, se rajaron en esta prueba. Se trata entonces de un campanazo para los líderes y servidores públicos de estas entidades, que les obliga no necesariamente a cumplir con un índice, sino de adoptar medidas para mejorar la gestión pública, tanto en su visibilidad, el acceso a la información, la transparencia y sobre todo, las condiciones para que la ciudadanía participe.

              

Sin información, ni políticas claras, ni rendición de cuentas, no solo se incumple la normatividad sino que se construye un muro bastante difícil de cruzar para la ciudadanía. Esta es una perfecta oportunidad para establecer una ruta de política pública que permita a los tomadores de decisiones fortalecer la visibilidad de las acciones públicas; mejorar la capacidad institucional de las administraciones y afianzar la rendición de cuentas y la participación ciudadana. El ejemplo empieza en casa.

 

________
[1] Capacidad de hacer públicas las políticas y decisiones de la administración de “de manera suficiente, oportuna, clara y adecuada”

 

[2]Capacidad de lograr que los servidores públicos cumplan “con normas y estándares establecidos para los procesos de gestión”

 

[3]Capacidad de generar “acciones de control y sanción mediante procesos internos por acción de los órganos de control y espacios de participación ciudadana”

 

[4]Por razones metodológicas no se incluyeron las ciudades de Bogotá, Medellín y Cali

 

_

 

Nota: Las observaciones y opiniones que figuran en este artículo son del autor(a) y no reflejan necesariamente las afiliaciones profesionales del mismo, de Tres Cocos o ninguna otra organización.

 

Comparte en Facebook
Comparte en Twitter
Please reload

Síguenos en
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Instagram Social Icon
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now